/*IÑAKI JAVIER COMENTARIO: LO ANTERIOR REDIRIGE LANATURALEZAHABLA A JAVIEALONSOTORRE.COM*/

jueves, 21 de abril de 2011

Las Hurdes, caminos de agua (II)

En esta segunda entrada sobre Las Hurdes os muestro una serie de cascadas y saltos de un sitio conocido como Arroyo Alpino.
Y la verdad es que el nombre le viene ni que pintado ya que sus desniveles hacían bastante complicado remontar el río.



Sin duda mereció la pena, aunque en este pequeño video alguno de los protagonistas no pensara lo mismo.



Además de los cursos de agua uno de los encantos que se pueden descubrir en un sitio así son las texturas y formas que nos ofrecen los líquenes.
Los líquenes son unos excelentes bioindicadores, ya que son muy sensibles a la contaminación, y aquí se encontraban a sus anchas.
En medio de todo esto poco faltó para darme un baño en esta poza, y aunque uno sea de Bilbao la temperatura del agua no estaba para muchas bromas.

7 comentarios:

Pere Soler dijo...

Excelente reportaje Javi, me encanta la primera foto, por sus tonos cálidos y la composición y es que rompe con la mayoría de fotos de este estilo que suelen resultar "frias"

Zorionak!

Alba dijo...

Preciosas fotografias... El agua fluyendo con esas cascadas magníficas! Felicidades por el bloc, te iré siguiendo!

Daniel Arenas dijo...

Hola Javier la primera fotografía es equisita. Debe ser que tengo una predilección especial por este tipo de fotos. El encuadre es muy bueno.

La tercera foto, la de los líquenes también me gusta mucho. Tanto por la textura de estos y de las rocas como por los diferentes matices de verde con motas de negro y el tono gris de las piedras.

Un reportaje muy bueno ;)

Estrella dijo...

Pues a mí también me gusta mucho la foto de los líquenes por su textura y sus tonalidades. La de la poza también está genial.

Un saludo!

Antonio Martínez Rúa. dijo...

Guapa entrada, Javier. Me gustan todas, y no es nada fácil afotar sitios así... muy buen trabajo. saludos!

José Fernández dijo...

Muy buena serie, un abrazo

Jesús Bravo M. dijo...

La próxima vez que vengas no me llevo la cámara y me dedico a mirar como trabajas. ¡Qué estilo!